Iteralix nace de una necesidad personal de sus fundadores, que se enfrentaron prematuramente a la muerte de alguno de sus seres más queridos. Una vez superado el shock y el dolor inicial, vieron la necesidad de poder homenajearles, celebrando todo lo bueno que habían aportado al mundo, pero se dieron cuenta de que no existía una forma sencilla para poder conmemorar esas vidas tan especiales. Y ahí comenzó todo. 

Iteralix es una alternativa emotiva y personal para todas aquellas personas que quieren rendir un homenaje a la vida de los suyos que ya no están. Nacemos para ayudarte a rendir tributo a tu ser querido tal y como se merece, de la misma manera que nos hubiese gustado rendir honor a la vida de los nuestros.

Isaac Lorigados - Cofundador de Iteralix

El verano de mis 23 años podía haber sido muchas cosas pero nunca me habría podido imaginar que acabase siendo tan desolador. 

La muerte de uno de mis mejores amigos en un trágico accidente nos dejó, al resto de amigos y a mí, sumidos en una vorágine de dolor, incomprensión y pena. Sentimientos acrecentados por no haber podido darle la despedida que se merecía. 

Vivimos la vida pensando que nunca nos tocará a nosotros o a los nuestros pero lo cierto es que la muerte, al igual que la vida de la que forma parte, te puede sorprender. Independientemente de tu edad, el tiempo en el que vivas, o quien seas. Esta ha sido precisamente la semilla de lo que hoy es Iteralix y su misión con la sociedad: ayudar a las personas en uno de los momentos más complicados de sus vidas, ofreciendo homenajes personalizados y significativos para rendir tributo a las personas que nos importan de la forma que se merecen.

Valentina Bevilacqua - Cofundadora de Iteralix

En 2019 perdí a mi padre por un tumor cerebral. 

El día de su funeral fue un auténtico calvario, todas las personas que asistieron y que nunca había visto, los mensajes, las condolencias totalmente impersonales… De esta desagradable experiencia recuerdo, únicamente, estar totalmente perdida, dolida y decepcionada por cómo nos estábamos despidiendo de mi padre. 

En ese momento me di cuenta de que no quería que mi hijo se despidiera de mí de esa forma y que debería existir una alternativa para hacerlo. Una forma distinta, más personal y conectada con lo que un día fuimos para que refleje y celebre el legado que dejamos. De ahí surge Iteralix, de esa necesidad personal de ofrecer a los demás una alternativa, una opción distinta a la hora de enfrentarse a uno de los momentos más duros en la vida, la pérdida de un ser querido.

Valentina Bevilacqua - Cofundadora de Iteralix
Santiago Pérez - Cofundador de Iteralix

Todas las veces que he tenido que asistir a un funeral han sido devastadoras

Aún recuerdo el estar allí contemplando a los familiares y amigos de esa persona totalmente destrozados e intentar mostrarme frío para, de alguna manera, no empeorar aquella situación insostenible. Nunca he entendido porque es necesario ese momento y siempre me he preguntado qué valor aporta, qué pensaría la persona que ya no está con nosotros, la verdadera protagonista de todo esto. ¿Querría que esa fuese su despedida?

Cuando supe de Iteralix conocí una nueva perspectiva sobre ese recuerdo que aún estaba en mi cabeza, pero con un enfoque totalmente diferente donde se busca homenajear la vida de la persona que ya no está. Me di cuenta que quería pertenecer a ese lugar, intentar cambiar un paradigma y algo aún más difícil: la cultura de las personas respecto a la muerte.

Estar en Iteralix es un desafío diario, en un mercado al que pocos se atreven entrar, pero la motivación es cada vez más grande.

Abrir chat